En 2005 se produjo una de las primeras llegadas de personas inmigrantes más altas en España. Llegaron de manera irregular, a través del Mediterráneo o saltando las vallas de Ceuta y Melilla. La gran mayoría procedían de países del África subsahariana. “En ese momento había una urgencia de dar respuesta a las necesidades de las personas migrantes”, explica Clarisa, una de las voluntarias pioneras del proyecto Baroké de Fundación Adsis. Lee el reportaje completo, aquí: https://www.fundacionadsis.org/es/presentes/n3-reportaje