Implicad@s

Voluntariado y empresas colaboradoras

Con voluntad propia

PACO CUENCA

Voluntario de Fundación Adsis Valencia durante 20 años

"No creo en aquella definición de altruismo que resalta la tendencia a procurar el bien de las personas de manera desinteresada. En estos casi 20 años acudí semanalmente al centro Hedra, de Fundación Adsis en Valencia. Y sigo haciéndolo, por distintos intereses personales.

En 1999 sufrí mi mayor crisis personal, y los trabajadores de Hedra  y las personas voluntarias, me ofrecieron su interés y sus necesidades. Estaba terminando mi formación en Terapia Gestalt. Participando en las diferentes actividades y excursiones con la fundación, podía aplicar mis conocimientos profesionales y sentirme útil.

En 2001 me licencié en Psicología y pude empezar a ofrecer rigor y profesionalidad como voluntario en la fundación. Mi experiencia como voluntario en Hedra me ayudó a entender y transmitir muchos conceptos académicos en mi trabajo como profesor de Psicología General en la Universidad de Valencia. He conocido a muchos profesionales y a muchos usuarios del centro Hedra en estos 20 años. Esta relación con ellos me ha ayudado a ser una persona más amplia, a tener que madurar ciertos recursos personales para resolver conflictos, a pedir ayuda, entender, escuchar, abrazar, confrontar, etc. Soy mejor profesional y mejor persona gracias a mi paso por Fundación Adsis. La experiencia junto a todos ellos, me hace seguir comprometiéndome y deseando acudir a Hedra para seguir ofreciendo lo mejor de mí. Mi voluntad es seguir en la fundación muchos años más, y por supuesto, de manera interesada".


Empresas comprometidas

"Mi voluntariado surgió en una conversación con la directora de la sucursal de "la Caixa" donde soy cliente. Ella me insistía que creía que podía aportar a través del voluntariado mi experiencia profesional ayudando en la integración laboral. Conocí Fundación Adsis en uno de los talleres que impartí de inserción laboral. Me impactó la organización y la ayuda que ofrecía la fundación a las personas, y quedamos en que colaboraría dentro de mis limitaciones en el futuro.

Yo creía que al haber desarrollado mi labor en la parte del sector empresarial (gestión de empresas), no sería capaz de aportar nada, pero decidí probar. Y gracias a esta decisión ahora me siento útil y veo que mi tiempo puede servir para ayudar a personas que por motivos varios y de edades diferentes, se encuentran en la tesitura de tener dificultades para encontrar trabajo. La mayoría de grupos, lo primero que necesitan, es que les escuchen y les devuelvan su autoestima, para poder afrontar el reto de la inserción. Para ello, en la primera reunión procuro que me cuenten y expresen su situación actual, y qué bagaje tienen, para hacerles ver que llevan mucho potencial en su mochila y que tienen que recuperarlo. Cada caso es diferente, pero intento refrescar a cada uno sus virtudes, para saber afrontar y mejorar sus defectos.

Una vez situados, les ayudo a afrontar la búsqueda de empleo, a hacerse valer para cada puesto de trabajo, preparar un currículum y la entrevista de trabajo, siempre desde el punto de vista de la empresa, para que les sea más fácil conectar. Son unos talleres en los que te sientes compensado al poder ayudar, te anima el ver cómo les devuelves su autoestima, sus virtudes profesionales, su ilusión y las ganas de volver a pelear en el mundo laboral. Son personas muy válidas y preparadas, que debido a alguna circunstancia de la vida tuvieron un gran problema personal y que merecen una segunda y tercera oportunidad.

Animo a profesionales que tengan tiempo libre o estén en fase de jubilación a que colaboren como voluntarios, ya que no solo ayudaran a muchas personas, sino que además se volverán a sentir vivos y útiles en la vida aportando todo su bagaje a otras personas que necesitan este apoyo. Animar también a los empresarios para que colaboren ofreciendo cupos de trabajo para estas personas, que son las que más valoran volver a tener algo y agradecen con enorme esfuerzo y dedicación que les ayuden. Además encontraran buenas personas y profesionales, que quieren volver a vivir en el mundo laboral".

Alberto Gay Ginard es voluntario de "la Caixa" en Canarias.

"la Caixa"

Empresa colaboradora


Comparte: