Mentores, jóvenes y técnicos comparten experiencias en el décimo encuentro del Programa Enlace en Castilla y León

07/04/2017

Desde hace diez años, niños y jóvenes mentorados, mentores y técnicos se reúnen una vez al año para compartir experiencias y las buenas prácticas del Programa Enlace de mentoría social que organiza la Fundación Adsis en Castilla y León junto con otras dos entidades.

Es un día de encuentro y de convivencia entre los mentores, jóvenes y técnicos de los programas de mentoría social que realizamos las diferentes provincias de Castilla y León“, explica Zaida García, técnica responsable del Programa Enlace en Valladolid.

Las experiencias en grupo, y sobre todo cuando sales de tu ciudad, se valoran de forma positiva tanto por los jóvenes y como por las personas voluntarias del programa. Según Zaida García “es un contraste, porque, aunque el proyecto es el mismo,  en cada ciudad cada grupo del programa lo hace suyo o lo aplica según el contexto”.  Este encuentro ha permitido a los participantes a conocer el programa de mentoría en su globalidad: “Permite a los mentorados darse cuenta que el proyecto va más allá de su pareja, del enlace con el mentor o mentora asignada. Eso te hace sentir parte de algo más grande, se amplían las miras”, expone García.

El primer encuentro del programa Enlace que se organizó estuvo dirigido a los voluntarios mentores del programa. El año siguiente, ya se incluyó a los niños y jóvenes mentorados. “Adaptamos la dinámica para que tanto los más jóvenes como los voluntarios encontraran la reflexión y el debate en las dinámicas que desde entonces hemos realizado en estos encuentros”, comenta García.

Este año, la cita ha tenido lugar en León con la participación de 16 mentores voluntarios, 16 niños y jóvenes mentorados y 8 técnicos de mentoría. Por la mañana, mentores, mentorados y técnicos se dividieron en grupos para comentar y expresar aquello que les habían aportado los tres cortos audiovisuales que se proyectaron y que trataban sobre el trabajo en equipo, el análisis de la realidad y el miedo a afrontar nuevos retos y a salir de la llamada “zona de confort”. A través de distintos materiales, los grupos representaron y transmitieron al resto del grupo las ideas que les habían evocado.

La comida tuvo lugar en el centro de formación y empleo de la capital leonesa y fue servida y cocinada por alumnos del curso de operaciones básicas de restaurante y bar, y del de operaciones básicas de cocina que se imparten en el centro. Por la tarde, se realizaron actividades más lúdicas y se visitó el centro de la ciudad.

Comparte: