Taleia Fest 2022, un cierre de curso por todo lo alto

29/07/2022

El Centro Taleia de Fundación Adsis en Valencia ha cerrado el curso 2021-2022 como se merece... ¡Con un festival! La primera edición del Taleia Fest, donde todas las personas que forman parte del centro han podido plasmar lo vivido durante los últimos meses. Unas vivencias que van mucho más allá de la formación... Esto lo tiene claro Álvaro Luz, uno de los formadores de Taleia, que comparte en las siguientes líneas la experiencia Taleia.

Cada curso, una historia...

Un curso se cierra, pero no es el final. No en el Centro Taleia. Nuestro lenguaje, el de ellas, el de ellos: es de proceso. Y los procesos siguen. Continúan. Habrá quien siga su proceso en otro lugar, pero saben también, que esta es su casa: el lugar dónde volver.  

Y para las demás, seguimos: sigue el proceso, sigue el aprendizaje, sigue el cambio, sigue la posibilidad: la oportunidad.  

Un curso se cierra, y es el principio. Algo ha cambiado en este tiempo: pequeños o grandes cambios. Un paso, otro. Volver a sentir que tienes valor, o que puedes hacer y lograr lo que te propones. Afrontar los miedos, dejarse acompañar, y probar: equivocarse, acertar. Aprender. Disfrutar. Reír y llorar. Enfrentar lo que somos, lo que hacemos, lo que queremos. Sin que nadie nos juzgue. Moverse es empezar algo, puede ser un paso largo o corto, da igual: es el inicio, el principio del proceso.  

Y en un curso en Taleia; la vida es intensa, compleja, rica, diversa, emocional, repetitiva, dura, genial, apasionante, … A veces fácil, a veces no. A veces el día transcurre, sin más. Con las actividades, los módulos, las áreas, los espacios, los grupos, un sin parar: en Centro de día, en los programas formativos de cualificación básica, en promoción educativa, en Empleo, en Centre Obert, en Valores, el grupo de madres, en los talleres de Salud, en la dirección, la administración, la trabajadora social, la psicóloga, la abogada, la persona encargada de limpieza, de mantenimiento, … NO es poco, ¿Verdad? Con personas profesionales, personal voluntario, personas en prácticas, … Y ellas y ellos, y sus familias.  

Porque el curso, está lleno de historias y personas, lo que viven, lo que transcurre, lo que les pasa. O les duele, o les afecta, … Un curso es una historia, una historia de personas que lo viven, lo gestionan, lo transitan. Y por eso, es incierto. Se puede programar, y preparar: luego, tiene que ocurrir. Tiene que pasar lo que pase, y ahí acontece la oportunidad, es el lugar dónde el proceso se convierte en realidad. Se convierte en experiencia. Construyes una mesa en madera, lavas y secas cabellos, arreglas un motor, llevas una bandeja con copas, aprendes en los ámbitos académicos, preparas entrevistas, o currículos, o te apuntas a cursos. O haces deporte, cocinas, bailas, piensas en grupo, te cuestionas, dialogas con las educadoras, tienes terapía, o te enfadas, o no puedes, o “hoy no es el día, probamos mañana”. Una historia, un proceso, el valor de cada paso.  

El festival

Por eso, y mucho más, este curso, en junio, tuvimos la suerte de vivir la primera edición del Taleia Fest ( en realidad, todos los cursos los tratamos de cerrar así, celebrando y reconociendo). No acaba nada...sólo reconocemos lo recorrido. Y ya había ganas de festival¡ (que los pasos son duros, y el camino largo). Y por fin, este curso, hemos podido inaugurar nuestra primera exposición...  

Una imagen del valor de lo que hacemos, un reconocimiento a que nuestro proceso es un arte, y es dónde descubrimos que, en realidad: la obra de arte eres tú. Son ellas, y ellos. Su trabajo, su esfuerzo, su valentía para reconocer, para afrontar cambios, para seguir reconociendo oportunidades y transitarlas. Y por eso exponemos...para reconocer-les (reconocer-nos) 

Un curso se cierra. Y ni es el principio ni el final. Es un ratito para parar, celebrar, valorar. Porque lo nuestro es proceso, es oportunidad... Es vida. Taleia es vida.  

 

Comparte: