En Fundación Adsis creemos en las personas y en la capacidad intrínseca que todos tenemos de superación. Pero para hacer aflorar esta capacidad a veces, y sobre todo en personas que proceden de realidades muy complicadas, es necesario establecer un vínculo, una conexión que en algunos casos se produce en poco tiempo pero que a menudo requiere de muchas aproximaciones, de muchas idas y venidas. 
 
Hoy te mostramos el vínculo entre Mendi, que cursó la ESO en el centro El Carmel después de que lo expulsaran de varios institutos. Y Dani, su tutor; y María, que creció en los Hogares Tutelados de la Fundación en Valladolid debido a una situación familiar muy complicada. Y Sole, su tutora.