El estudio

Fundación Adsis quiere mostrar una vez más a nuestra sociedad, y de manera explícita, la voz de los adolescentes estudiantes de la ESO en España. Ya lo hicimos mediante el estudio “El futuro comienza hoy”, que elaboramos en 2013, y cuyas conclusiones fueron muy reveladoras. En esta ocasión, hemos querido dar un paso más en nuestro compromiso y responsabilidad con estos jóvenes, con los que venimos trabajando desde hace más de 49 años, a través de esta segunda edición del informe, que hemos llamado “Desigualdad invisible”.

“Desigualdad invisible”, al igual que el estudio de 2013, es un informe comparativo entre adolescentes en riesgo de exclusión social y el resto de estudiantes de la ESO elaborado a partir de encuestas que ellos mismos han contestado en las aulas de los IES públicos que han colaborado con nosotros. Pero en esta edición hemos querido profundizar en algunos aspectos que diferencian a un estudiante de la ESO en riesgo de exclusión social de sus compañeros de aula que no se encuentran en esta situación. Hemos querido sacar a la luz una realidad que en muchas ocasiones no puede ser vista o que en muchas otras se rehúye de ser vista, y que además no reconoce a los adolescentes la capacidad para tener los mismos derechos y oportunidades por igual.

Los resultados obtenidos, fruto de la voz en primera persona de los jóvenes, nos permiten evidenciar una vez más que los adolescentes en riesgo de exclusión social no están en igualdad de condiciones respecto a sus compañeros y que por ello no pueden superar con éxito sus estudios y alcanzar sus aspiraciones personales y vitales. Nos permiten concluir que hay una “desigualdad invisible” que de forma decisiva empuja a un porcentaje elevado de adolescentes al fracaso escolar, con el consiguiente riesgo de consolidación de una exclusión social temprana.

Como entidad social seguimos apostando en que es necesario, hoy más que nunca, que los adolescentes continúen teniendo el acompañamiento educativo y personal que desde Fundación Adsis les proporcionamos. Pero somos conscientes de que esto no es suficiente. Por eso, hemos querido también realizar algunas aportaciones en materia educativa y social con el objetivo de animar a que los agentes que actuamos sobre el adolescente podamos trabajar de manera más eficaz, coordinada y juntos en pro de un futuro más digno y esperanzador para ellos.